14 de mayo: Jornada de oración mundial por la humanidad ante Covid-19.

“Oración por la humanidad”, es el título del Mensaje del Alto Comité de Fraternidad Humana con el cual proponen, este 14 de mayo, un día de oración y súplica por la humanidad, para superar la pandemia y restablecer la seguridad, la estabilidad, la salud y el desarrollo de nuestro mundo. En Chile, la Comisión Nacional de Ecumenismo y Diálogo Interreligioso (CONEDI) invita a sumarse a este jornada orante.


El mensaje está dirigido a todos quienes “que creen en Dios, el Creador” y a toda la “humanidad en todas partes del mundo”, para recurrir a Dios a través de la oración y la súplica, cada uno en su lugar y de acuerdo con su religión, creencia o doctrina, para que Dios elimine esta pandemia del Covid-19.

Con el fin de alcanzar los objetivos del Documento de Fraternidad Humana, el Alto Comité propone el próximo jueves, 14 de mayo, un día de oración y súplica por la humanidad. En este sentido, el Comité “llama a todos los líderes religiosos y personas de todo el mundo a responder a este llamamiento humanitario y acudir al Todopoderoso con una sola voz para preservar a la humanidad, ayudarla a superar la pandemia y restablecer la seguridad, la estabilidad, la salud y el desarrollo, para hacer nuestro mundo, después de la finalización de esta pandemia, más humano y fraterno que nunca”.

En Chile, el padre José Manuel Arenas, sj, Director de la Comisión Nacional de Ecumenismo y Diálogo Interreligioso (CONEDI) de la Conferencia Episcopal, invita a acoger “el llamado del papa Francisco a unirnos con los creyentes de todas las confesiones religiosas, para pedir al Señor, el próximo jueves 14 de mayo, que ayude a toda la humanidad en este momento”, añadiendo que como expresa Francisco en su llamado, tengamos presente que «La oración tiene un valor universal”.

El pontífice expresó su adhesión a la iniciativa del Alto Comité para la Fraternidad Humana, el 4 de mayo vía twitter.



«Mientras confirmamos la importancia del papel de los médicos y de la investigación científica para hacer frente a esta epidemia – se lee en el documento publicado el 2 de mayo – no olvidemos dirigirnos a Dios Creador en esta grave crisis. Por eso invitamos a todas las personas, en todo el mundo, a que se dirijan a Dios rezando, suplicando y ayunando, cada persona, en todas las partes del mundo, según su religión, fe o doctrina, para que Él elimine esta epidemia, nos salve de esta aflicción, ayude a los científicos a encontrar una medicina que la derrote, y para que Él libere al mundo de las consecuencias sanitarias, económicas y humanitarias de la propagación de este grave contagio».

El Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso de la Santa Sede ha destacado que, como es comprensible, esta jornada no considera una actividad pública común para prevenir el riesgo de contagio del Covid-19. Por ello se invita a un momento de encuentro con Dios desde la oración personal.


Fuente: Iglesia.cl.

35
Compartir es vivir!