Jóvenes voluntarios realizaron operativo de limpieza en Palmilla.

Contribuir a mejorar su entorno y ser agentes de cambio dentro de la comunidad animó a los miembros del grupo de pastoral juvenil “Talita Kumi” de Palmilla para realizar esta actividad ambiental.


Un operativo de limpieza medioambiental se desarrolló el fin de semana pasado en la comuna de Palmilla, donde participaron cerca de 20 voluntarios, miembros de la pastoral juvenil de la Parroquia Sagrada Familia de Palmilla de la Diócesis de Rancagua. 

Los jóvenes se reunieron el sábado muy temprano en la parroquia, donde recibieron las indicaciones correspondientes y fueron enviados en grupos de trabajo a distintos puntos dentro de la comuna. Los participantes tenían sólo una finalidad: contribuir con su entorno y ser un agente de cambio dentro de la comunidad.  

La actividad consistió en la limpieza, recolección de desechos y el hermoseamiento de la avenida principal de la comuna de Palmilla. La iniciativa se pudo concretar gracias a los Fondos Participa del Instituto Nacional de la Juventud (INJUV), y además contó con el respaldo de la Parroquia Sagrada Familia y de la municipalidad de la misma comuna, a través de su oficina de medio ambiente. 

En el desarrollo de la jornada se hicieron presentes representantes del Instituto Nacional de la Juventud, quienes destacaron el compromiso que los jóvenes tienen con el medio ambiente y lo importante que es trabajar coordinadamente con otras instituciones, en este caso, con la parroquia y el municipio.

Camila Paredes, en representación de la directiva del grupo juvenil parroquial “Talita Kumi” destacó la vinculación del grupo con su comunidad. “Como grupo juvenil el desarrollo de este tipo de actividades nos permite involucrarnos en la comunidad, siendo un aporte para esta. Hoy queremos dar las gracias a INJUV, por permitirnos adjudicarnos este proyecto”. 

Finalmente, el padre Jorge Iván Rojas, párroco de la Parroquia Sagrada Familia de Palmilla, quien acompañó durante toda la jornada, junto con felicitarlos, los animó a seguir en esta senda de servicio a la comunidad.



Fuente: Diócesis de Rancagua.

166
Compartir es vivir!