QUE HACE

“La P.U.M no es una Obra para recoger limosnas, sino que es la escuela natural del espíritu cristiano en el sentido social del Bautismo y además, ayuda y completa la actividad de las otras Obras Misionales Pontificias para que a su vez sean escuelas de formación cristiana y misionera. Ha de considerarse esta Obra como el alma de las otras O.M.P.”
“Graves et Increscentes”, Pablo VI, 1966

La P.U.M. se preocupa de:
* La formación de la conciencia misionera de los Sacerdotes, Religiosos y Religiosas, para que ellos sean los animadores misioneros de los demás cristianos en las Comunidades de las que están encargados.
* Informar sobre la marcha y situación de la Iglesia en otros países y continentes, para favorecer la solidaridad entre hermanos.
* Favorecerlos intercambios fraternales y los testimonios de solidaridad, entre los Agentes Pastorales al servicio de la Iglesia en los diferentes continentes.