ORACION MISIONERA

Orar es relacionarse, dialogar con Dios, en forma de alabanza, agradecimiento, petición, reparación, unión.

Todos estamos llamados a orar como en el Evangelio permitiendo que nuestro espíritu se regocije en Dios.

El sello de todo misionero es ser un niño, un joven, un hombre, una mujer, un enfermo, un anciano ORANTE CONTEMPLATIVO Y UNIVERSAL.

La verdadera Oración insta a la misión; la verdadera acción apostólica hace sentir la necesidad de oración y de intimidad con Cristo.

Por eso la Oración por sí misma lleva al servicio y a la evangelización.

La capacidad de Oración se traduce siempre en capacidad de acción Evangelizadora.

TODO MISIONERO ES SUJETO DE
PERMANENTE ORACIÓN

ORACIÓN POR LAS MISIONES

Dios, Padre Nuestro,
Tú nos has manifestado
tu inmenso amor en tu Hijo Jesucristo
quien vino a este mundo para salvarnos.
Nosotros lo sabemos,
pero aún hay millones de personas,
hermanos nuestros, que nada saben de Ti.
Hoy, te pedimos por todos ellos,
que aún sin saberlo, esperan tu venida.
Espíritu Santo, Tú que vives en nosotros,
ayúdanos a ser misioneros
y bendice también a quienes
ya lo han dejado todo por seguirte.
Se Tú quien nos acompañe y nos conduzca
por los cinco continentes, para anunciar
tu Buena Nueva de Amor.
María, Reina de las Misiones,
enciende en nuestros corazones
tu Espíritu misionero
y bendice con tu amor
a toda la humanidad.
Amén.