QUE HACE

La Obra Pontificia de la Propagación de la Fe se preocupa de:
Informar, sensibilizar y educar el espíritu misionero, suscitando interés por la evangelización universal en las familias, comunidades de base, parroquias, escuelas, movimientos apostólicos y asociaciones, a fin de que todos tomen conciencia de su vocación misionera universal.
Promover entre las Iglesias locales la ayuda tanto espiritual como material y el intercambio de personal apostólico para la evangelización del mundo.
Despertar nuevas vocaciones misioneras ad gentes, para ir siempre más allá de las fronteras.
Organizar con especial dedicación Octubre Misionero y la Colecta del Domingo Universal de Misiones (D.U.M.), que se celebra en todo el mundo el penúltimo domingo del mes de octubre. Esta colecta fue instituida por Pío XI como la gran fiesta de la catolicidad donde se recuerda a los fieles el compromiso de vivir su fe en dimensión universal.

¿Qué nos ofrece esta Obra?
Animación, formación y organización a todo los fieles, para que cooperen eficazmente en la misión ad gentes.
Mantener vivo el espíritu misionero universal de los enfermos, mediante la animación para que colaboren con su oración y ofrenda en la misión universal de la Iglesia.
Ofreciendo a los jóvenes un espacio que acreciente su espíritu misionero universal, asumiendo concreta y eficazmente los retos de la misión en su ambiente y más allá de sus fronteras.